Publicación del libro: La Escuela Freinet en Granada. Memoria de una experiencia pedagógica.

 

“Gracias Freinet por la parte que te toca”

La escuela Freinet en Granada. Memoria de una experiencia pedagógica es un libro de experiencias en el cual se ofrecen 47 testimonios de autores y autoras estructurados en dos partes: una primera denominada “textos introductorios especiales” en los que podemos encontrar por ejemplo, las circulares para la invitación a colaborar en el libro, una carta al director del periódico Ideal o la transcripción de un encuentro en la Escuela de Fuente Nueva, elemento central de la experiencia y una segunda de “textos personales”, tanto de profesorado como de antiguos alumnos y alumnas, organizados por localidades. 

Este libro es una mirada hacia el pasado mostrando la educación impartida a través de la Pedagogía Freinet dentro de la provincia de Granada durante la transición democrática. Dichos testimonios hablan de la importancia de desarrollar un buen trabajo de calidad dentro del aula en la que la creatividad de los educandos constituye un elemento primordial en el desarrollo de la clase. Todos y cada uno de ellos narran experiencias muy gratificantes con la utilización de técnicas Freinet donde en la mayoría de las escuelas primaban las lecciones magistrales, la disciplina impuesta por la figura del o la docente, infinitas tareas escolares… todo ello ajeno al interés personal del alumno. A través de la lectura podemos ver que existía un sector minoritario que pretendía cambiar este tipo de escuela tradicional preocupado por trabajar en la renovación pedagógica a través de la puesta en práctica de la Pedagogía Freinet, utilizando numerosas técnicas. Por ejemplo, el texto libre, la imprenta, la asamblea, el teatro… todas ellas acompañadas de fotografías, constatando en primera persona el trabajo desempeñado por todos ellos. En algunos escritos del alumnado, conocemos la importante incidencia del teatro como técnica escolar, por ejemplo en palabras de Juan Carlos “El teatro. Es imposible recordar aquella época sin vincularla al teatro. Recuerdo ensayar en los recreos, por las tardes, algunos sábados… A veces obras cortas, a veces recitales poéticos…, pero siempre el teatro. Con esto no sólo aprendíamos Lengua y Literatura sino otros tantos valores…” (p. 264-265).

Cada uno de los capítulos incide en la constante reflexión sobre la necesidad de la mejora en la práctica, las condiciones y circunstancias dentro y fuera del aula. Por ejemplo, Ana Hermoso explica su incesante inquietud de renovar la práctica diaria centrándose en la Pedagogía Freinet (p.79) debido a que ésta “fomentaba una escuela diferente a la que había, una escuela nueva, era muy importante la creatividad y la Pedagogía Freinet la fomentaba, primaba la importancia de dar voz al niño para crear y animaba valores como libertad de pensamiento, tolerancia, autoestima, solidaridad, trabajo colectivo, cooperación, actitud crítica, formación democrática…

Valores que no podemos olvidar hoy en día dentro de nuestras escuelas aunque haya transcurrido el tiempo, la escuela debe creer profundamente en sus alumnos promoviendo su éxito en todo momento.

Este libro recoge a grandes rasgos las líneas fundamentales de una vida dentro del aula nada fácil, debido a la época histórica, intentado brindar una propuesta de acercamiento entre las escuelas y el profesorado basada en la reflexión y el intercambio de ideas, la utilización de esta pedagogía supuso una gran transformación tanto dentro como fuera del aula, es decir, supuso un “suspiro de aire fresco” dentro de las comunidades de aprendizaje y dentro de los barrios y los pueblos en los que se impartió (Albolote, Benalúa de Guadix, Bogarre, La Zubia, Motril, Torvizcón, Granada…). La puesta en práctica de la Pedagogía Freinet mostró la importancia no solo de adquirir conocimientos, sino de reconocer la experiencia de la vida y los valores propugnados como respeto, solidaridad, tolerancia, esfuerzo… dentro de una época marcada por el fin de una Dictadura observando a la escuela como parte de un todo. Se destacan las experiencias vividas por las criaturas, que describen su antigua escuela como un recuerdo fantástico que les marcó y les dejó una gran huella a algunos de manera personal, a otras de manera profesional o incluso ambas. Expresan la enorme satisfacción de haber formado parte de dicho proyecto. Describen como la pedagogía desempeñada valoraba sus capacidades y su esfuerzo, dejando de lado la capacidad memorística. El aprendizaje por descubrimientos centrado en la participación en condiciones de igualdad, participación, interés, democracia… primaba en el día a día, muchos testimonios inciden en la ausencia de clases magistrales por parte del maestro.

La utilidad de este libro persiste en la necesidad de seguir impartiendo una Pedagogía Crítica dentro de nuestras escuelas, por lo tanto su lectura puede ayudar al profesorado a transformar su aula y hacerla activa, creativa, comprometida con el medio en la que el alumnado es el protagonista de su propio aprendizaje. De modo que quienes siguen trabajando para que esta pedagogía permanezca se  identifiquen con estas experiencias y sigan creyendo y trabajando en ello con más fuerza.

Necesitamos una escuela colaborativa e igualitaria atendiendo a las características y necesidades de cada uno de los niños y niñas que educamos en la que la Pedagogía Freinet tiene cabida, en palabras de Matías Bedmar “la Pedagogía Freinet sigue teniendo plena vigencia, es un ejemplo claro de educación crítica, necesaria para contrarrestar el fracaso de la tendencia deshumanizada, excesivamente tecnificada, carente de interés, que aboca el abandono y fracaso de una enorme proporción del alumnado” (p.295).

Nazaret Martínez Heredia

Universidad de Granada

Se puede adquirir el libro en : https://www.troa.es/libro/escuela-freinet-en-granada_877724

Esta entrada fue publicada en Libros y materiales, MCEP de Granada. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario