Miguel Grande, que la tierra te sea leve

Nuestro compañero, Miguel Grande, acaba de fallecer. Seguramente muchos le recordareis de los primeros años de ACIES. Su primer libro tuvo como objeto la Escuela Rural y desde entonces muchas han sido sus publicaciones dedicadas al estudio del sistema educativo. Su lucha y su compromiso con una escuela popular, liberadora y por el derecho a la educación de las clases populares y del medio rural ha sido un ejemplo para quienes le conocimos y hemos podido compartir con él una gran parte de ese camino. El MCEP de Salamanca llora su pérdida; el mundo rural, al que dedicó gran parte de su vida y de sus investigaciones, también llora su pérdida. Su compromiso y su lucha sindical, pedagógica y política nos inspiró a muchos maestros y maestras. Que la tierra le sea leve.

Juanjo Vicente (MCEP-Salamanca)

Los que tuvimos la suerte de trabajar y contactar con Miguel, siempre estaremos orgullosos de su tarea en la Escuela Rural, no solo en Castilla y León si no en todo el estado. Miguel, que la tierra te sea leve.

Enrique Pérez (MCEP-Cantabria)

 

Miguel Grande, uno de los fundadores del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza de Salamanca, es un pilar fundamental de la historia de los sindicatos provinciales de Trabajadores de la Enseñanza (STEs) y de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza de Castilla y León (STECyL). Según sus propios compañeros, Grande fue «uno de los imprescindibles en la historia del sindicalismo de la enseñanza y de la renovación pedagógica».

Grande, que trabajó como profesor asociado de la Facultad de Educación de la Universidad de Salamanca, luchador incansable por la mejora de la Educación y de la Escuela Rural, entre otras cosas, fue uno de los responsables del modelo actual de los Colegios Rurales Agrupados -CRAs-. En los últimos años dejó una huella indeleble en la Universidad y especialmente en el Consejo Escolar de Castilla y León en su defensa de la enseñanza pública.

Esta entrada fue publicada en MCEP de Salamanca, Nuestra historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario