Ecofeminismo en La Albitana 2019. Texto colaborativo.

Con menos cobertura mediática que la joven Greta Thumberg miles de mujeres de Latinoamérica han pagado con su vida su compromiso ecofeminista: Berta Cáceres, Marielle Franco, Macarena Valdés, Sonia Vicente Cacau, Ruth A. López Guisao y tantas otras defensoras de los derechos humanos y de las tierras indígenas.

Ecofeminismo

Hacia el abismo

Teniendo en cuenta las consecuencias del sistema actual de producción y consumo sobre el medio ambiente, en el Congreso de Huelva de julio de 2019 decidimos abordar el tema del ecofeminismo como hilo conductor del trabajo del taller de cara al siguiente encuentro y al Congreso de León.

En la Albitana, el 23 de noviembre de 2019, hemos decidido enfrentarnos a él desde una triple perspectiva y fuentes de información: el retorno a la naturaleza (a partir del libro Tierra de mujeres), los vídeos de Yayo Herrero y el papel de Greta Thumberg (y otras “Gretas” del mundo, activistas que no han tenido tanta relevancia mediática) en nuestros análisis del momento actual y en nuestras posibilidades de acción en el aula.

1º Tierra de mujeres

El libro de María Sánchez habla del relato que una mujer veterinaria rural (un trabajo tradicionalmente masculino) hace en defensa de las mujeres que habitan y sostienen el mundo rural de nuestro país y apostando por el desarrollo necesario de la España vaciada como fórmula normal de cambiar el daño ecológico que las grandes ciudades están provocando. La idea base con la que han vivido muchas mujeres rurales de generaciones anteriores a la nuestra de que “soy hermana de un hijo único” puede resultar representativa del enfoque que le da la autora. Defiende la importancia de la memoria y el conocimiento de las raíces de las que venimos, los abuelos, los padres, la naturaleza auténtica de la que venimos, más allá de la belleza o dureza de los paisajes. Muchas personas son capaces de citar más pokémons que árboles, muchas personas no saben quiénes eran sus abuelos, dónde están sus raíces.

La pérdida de biodiversidad que nos amenaza sólo puede paliarse con la búsqueda de nuestras raíces rurales, naturales. Necesitamos en nuestras aulas ahondar en la creación de una mayor conciencia ambiental y cooperativa. El camino es una reflexión reposada, lenta, y una acción que tenga en cuenta los cuidados, por ejemplo de plantas en nuestras clases y del huerto escolar.

También se deben potenciar las entrevistas con nuestros abuelos sobre cómo hacían las cosas antaño, hablar y por qué no recuperar las vacaciones en los pueblos, fomentar los trabajos colectivos que tenían lugar en el ámbito rural.

La conexión entre el entorno y la escuela es fundamental para tomar conciencia y contribuir a mejorar el entorno, y esto es especialmente relevante en pueblos pequeños y medianos, como sucede con Fresnedillas de la Oliva, donde la experiencia del periódico/blog JARANDOS, ha sido muy motivadora y transformadora.

http://jarandos.com/category/medioambiente/

Heike Freyre insiste en las graves consecuencias del déficit de naturaleza que sufren niños y niñas. Está demostrado que nuestro cerebro funciona mejor al aire libre, que nuestra salud depende de ello. Por ello hacemos las propuestas al final de este documento que se refieren a salir al entorno natural.

2º El efecto Greta

Estamos siguiendo con interés el alcance mediático de  la activista sueca Greta Thumberg y el impacto  movilizador que está teniendo sobre los sectores más jóvenes de la población.  Fridays for Future ( Viernes para el futuro) es una propuesta consistente en abandonar los centros de enseñanza de secundaria  y manifestarse exigiendo las acciones inmediatas que  se proponen desde, por ejemplo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (más conocido por sus siglas en inglés, IPCC) , entidad científica creada en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y que tiene por objeto proporcionar información objetiva, clara, equilibrada y neutral del estado actual de conocimientos sobre el cambio climático a los responsables políticos y otros sectores interesado.

Sus discursos en Naciones Unidas, Asamblea Francesa, Parlamento sueco, etc, no han dejado indiferentes. Ni los ataques que ha recibido.

Ya se habla del efecto Greta y de otras  “Gretas” (las que hemos citado en el encabezado de este texto, la filipina Marinel Sumook Ubaldo) en diversos lugares del mundo que también están teniendo mucha proyección mediática y capacidad de movilizar a gente de su edad  (y de otras). “Furiosa e “insexualizable”, la activista sueca subvierte las expectativas que se tienen sobre cómo las mujeres deben comportarse en público”- dicen de ella en VOGUE .     https://www.vogue.es/living/articulos/greta-thunberg-activista-sostenibilidad-cambio-climatico-feminismo

Pero también nos hacemos eco de esas llamadas de atención a “qué puede haber detrás – o delante- de un fenómeno mediático de estas características”, sabiendo los ataques que está recibiendo: “Juguete roto”, “Marioneta del sistema”, “Absentista escolar”.

¿ Por qué Greta está teniendo tanto apoyo mediático?

Nos preguntamos cuál debe ser nuestra posición  ante estos movimientos que surgen entre nuestro alumnado, de hecho entre el profesorado ha surgido un colectivo denominado Teacher for Future a modo de “réplica” de  Friday for future  https://teachersforfuturespain.org/ .

3º Yayo Herrero

Los vídeos de la profesora Yayo Herrero, con una claridad meridiana, explican la conexión entre feminismo y ecología. Desde una perspectiva económica, y particularmente teniendo en cuenta el concepto de producción, las raíces de Occidente están en la monetarización, la mercantilización y la apropiación de los beneficios por parte de los dominantes, mientras se relegan las actividades de cuidado y mantenimiento, fundamentales y de las que somos dependientes, a la gratuidad. El peso de estas actividades no cuantificables, pero esenciales para la vida, lo han llevado tradicionalmente las mujeres.

Sería bueno para todo el mundo el cambio ecofeminista, pasar de los cuerpos domesticados, de una alimentación que no nos pertenece y en el que el mercado, con sus productos llenos de aditivos, con unas actividades alienantes, con unos tiempos que nos han sido arrebatados, tiene la última palabra sobre nuestras vidas.

Habrá que renunciar a muchas cosas, esas a las que el mercado nos tiene acostumbrados, pero ganaremos en conciencia ambiental, en relaciones personales, en suma, en una mayor felicidad, aunque no es el término que usa Yayo Herrero.

El cambio de modelo vendrá del conflicto, inevitable según la socióloga, pues el aparato industrial, financiero y militar se está preparando para una salida represiva. Asistimos al lavado verde de las grandes empresas energéticas e industriales, que se suman a que todo cambie aparentemente para que en el fondo todo siga igual. Las contradicciones del sistema actual son enormes, y este maquillaje no será suficiente para evitar las catástrofes ambientales y sociales a las que estamos asistiendo.

Conclusiones: propuestas para el aula y nuestros centros educativos

Proponemos profundizar en algunos aspectos:

  • El metarrelato: los cambios de nuestro discurso deben ir parejos al cambio de sociedad, que no se va a producir por las buenas, sino con nuestra actitud resistente ante las injusticias, las agresiones a la naturaleza, etc. Y debe empezarse por insistir en un relato alternativo de lo que queremos para nosotros y nuestra vida.
  • Soluciones: la transición hacia lo eléctrico de los vehículos privados, las renovables controladas por las grandes empresas, que tratarán de impedir las pequeñas instalaciones autogestionadas y el autoconsumo, los nuevos negocios medioambientales y otros fenómenos del llamado greenwashing, no deben confundirnos. Nuestro trabajo debe ir en la dirección del empoderamiento de las personas, empezando por la escuela, por el aula, por cada persona.
  • En relación al trabajo para recuperar la memoria de lo rural hemos propuesto proyectos de investigación sobre la guerra civil investigando sobre lo que el ámbito familiar conserva en la memoria de ella, fórmula muy interesante para hablar con los mayores de la familia (la guerra civil ya va quedando lejos, pero la investigación sobre el mundo rural en el que vivieron nuestras familias también es interesante). En ese sentido se apuntan clásicos de la metodología Freinet como puede ser la “Historia de vida” que nos puede ayudar a tomar conciencia de muchas cosas y que es un recurso muy utilizado. También se propone hacer entrevistas y grabaciones bien editadas posteriormente preguntando a nuestros mayores sobre sus juegos, sus ropas, la manera de divertirse, etc. así como hacer una visita a un pueblo como proyecto interdisciplinar en la que se pueden utilizar cuadernos de investigación natural, social, histórica, etc.
  • Recuperar la idea del valor del trabajo, no sólo su valor de cambio.
  • Insistir en las contradicciones del sistema, que son cada día más evidentes, y particularmente en la escuela, con las quejas del profesorado, las carencias materiales y en recursos humanos, los problemas de niños y niñas,…. dejando claro el coste humano de eso que llamamos progreso, así como la pérdida de valores (incluso de valores cristianos, como dar posada al peregrino, dar de comer al hambriento, etc.) que los muros entre riqueza y pobreza siguen creando.
  • Denunciar que los centros de acogida de refugiados, migrantes y menores no acompañados son verdaderas cárceles, cuando las condiciones de su pobreza han sido las que han permitido nuestra riqueza. Y también que nuestras escuelas se están convirtiendo también en una especie de cárcel de menores, con medidas de seguridad anti educativas y contraproducentes para el futuro en libertad y armonía que soñamos.
  • Crear refugios en nuestras escuelas, institutos, pueblos: la biblioteca, espacios lúdicos, centros de juventud y lugares de encuentro. Convertir nuestros centros educativos en lugares donde el cuidado sea la norma, pues las cosas se aprenden cuando se viven: Cuidados en el aula, para prevenir el acoso y el fracaso escolar, y en los claustros, haciéndolos más participativos, democráticos y amables.
  • Habrá que hacer un análisis de los espacios y de los tiempos para ver cómo se puede aplicar el cuidado del entorno, de las personas, de los objetos de uso colectivo, etc. Y después aprender a cuidar y a ser consciente de cómo nos cuidan.
  • Se deben potenciar acciones colectivas para hacer en los centros que tengan como consecuencia el enseñar a pensar y a ser críticos, para intentar conjugar las iniciativas participativas con propuestas dinámicas dentro del horario de trabajo escolar. Hay que mojarse más de lo que hacemos en este asunto, hay que llegar a la confrontación, responder cuando se impida que el alumnado pueda manifestarse pues no se trata sólo de teorizar, sino que hay que hacer oír nuestra voz crítica en los foros que tengamos a nuestro alcance. Recordemos a Foucault que habla de la auto-represión que nos imponemos muchas veces a nosotros mismos como fórmula acomodaticia generada por un sistema que acaba generando miedo por todos lados.
  • Es preciso intervenir en el aula contra el discurso del odio: en los países desarrollados el tema de los refugiados es un escándalo continuo; es preciso hablar en las clases de que ellos vienen porque nosotros les robamos sus recursos, es decir, que los conflictos de allí tienen que ver con lo bien que nosotros vivimos aquí. Se puede poner el ejemplo del litio: las conductas que tenemos aquí, como usar el móvil, están directamente relacionadas con las consecuencias que sufren ellos en sus lugares de origen. Como educadores hay que abrirles a otra lectura, a otras perspectivas, pues la realidad es compleja. Lo mismo ocurre con el asunto de la producción de ropa. También se puede relacionar con la idea de que muchos de sus abuelos tuvieron que hacer el mismo viaje a Centroeuropa en los años 60, algo que ha hecho posible que vivamos ahora mejor.
Esta entrada fue publicada en Encuentros, Recursos para el aula, Taller 12 y más, Texto libre y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario