MCEP-IMAGEN POÉTICA-42


Palabras para Julio.

Tejiendo una pequeña imagen con las palabras encontradas entre nuestras lecturas
Un beso y cedo el paso.

Javier Sánchez Durán (Mcep de Huelva)

A JULIO ANGUITA
La voz siempre precisa,
en equilibrio
Algunos lo han visto
incubando canciones con los pájaros.
Lo han visto otros
ordeñando nubes en los campos sedientos.
Y se ha roto la mañana,
el tiempo y la utopía.
Algunos lo han visto
susurrar al oído de la brisa
utópicas verdades.
Se muestra el día entre azul y nubes blancas
y camino a la marisma
en busca de tu indicio
hacia un mar de pétalos rojos.
En busca de tu indicio, compañero,
para hablarte del camino y de la vida
a solas con el mar y con el cielo.
Sin tu presencia
se torna difícil el grito y la canción.


DIGNIDAD Y COHERENCIA

Paco Olvera (Mcep Granada)

Eso es Julio Anguita. Un ejemplo de dignidad y coherencia política. Una voz inteligente y brillante. Los hechos por encima de las palabras.
Aquí pongo una foto a la que le tengo mucho cariño. Era el año 1987 y presentabamos la primera candidatura de IU-CA en Maracena. Julio vino a apoyarnos.

 

Pilar Fontevedra Mcep León

Julio Anguita explicaba, hace pocos días, la motivación y objetivos del manifiesto «El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso» que el Colectivo Prometeo ofrece a la ciudadanía para su apoyo. En este manifiesto, se busca que la sociedad se implique desde ya en una salida de la crisis actual en el que las personas y el planeta sean las preocupaciones de nuestras y nuestros gobernantes.

 

Agustín Moreno

«Julio era una máquina de pensar, analizar y proponer estrategias, alternativas, programas concretos, sin ninguna concesión a la galería»
«Cada carta que escribía era una batalla política, estuvieran dirigidas al obispo de Córdoba, a Felipe González o a José María Aznar»
«Su grandeza política y moral era insoportable para el sistema y por ello sufrió sistemáticas operaciones de desprestigio por los poderes establecidos»
“Le tenemos que agradecer muchas cosas, una de las primeras, aquella frase que nos hizo entender que estábamos en democracia: “Usted no es mi obispo, pero yo sí soy su alcalde”. Julio, te has ido, pero nos dejas tu ejemplo de dignidad y compromiso”

Julio Anguita y sus combates por la Historia

 

Palabras de Julio Anguita
Porque morir hay que morir, pero muramos luchando por un ideal noble.

Rebeldía.
Pero la rebeldía no es un gesto altisonante. No es un grito, no es un insulto, no es una pedrada, no es una mala contestación, es mucho más profundo. La rebeldia es un grito de la inteligencia y de la voluntad que dice, y lo voy a decir en román paladino: ¡no me da la gana de decirle que sí a esta actual situación! -¿Por qué? – ¡Porque no quiero y me niego a decirle que sí! Porque entiendo que puede haber otra situación y por tanto yo no asumo esta podredumbre y no participo en ella y lucho contra ella. Y esta actitud es una actitud intelectual, y cuando digo intelectual no quiero hablar de universitario, [hablo] de la mente de cualquier ser humano. Es un posicionamiento que nace de la mente y del corazón, del fuego del querer cambiar. Esta es la rebeldía fundamental. Lo otro son voces, son chillidos, son insultos, son graznidos. – ¡Dale caña! – Circo romano. ¡No, no! La rebeldía no es ni más ni menos que el posicionamiento con otros valores y la decisión de hacerles frente. Rebeldía para decir que no aceptamos que la ‘Competitvidad y el Mercado’ sean los que rijan los destinos de las sociedades. Que entendemos que hay una declaración universal de derechos humanos que tiene que cumplirse y que eso significa sociedad de pleno empleo, donde el hombre y la mujer sean exactamente iguales, donde no haya marginados y que costará mucho tiempo y mucho sacrificio, pero es hermoso luchar. ¡Incluso morir por eso! Porque morir tenemos que morir, muramos por lo menos luchando por un ideal noble y no consumiéndonos como un brasero.

No, algunos no sois fachas por sacar la bandera de España. Lo sois porque solo la sacáis para oprimir. Nunca os vi en desahucios, o en mareas, o en un comedor social con ella. Nunca he visto a los supuestos “patriotas” sacar las banderas para pedir pan, trabajo o dignidad. Así que no, no eres facha por tener la bandera. Lo eres porque tu país sólo es la bandera y el himno. Tu “gran nación” cabe en una caja de zapatos.

No me da miedo el ruido del poder, de los tanques del poder, lo que me aterra es el silencio del pueblo.

Vamos a unirnos, en todos los sentidos. Los que estais en vuestra casa y pasais de políticas, empezar a leer otras cosas, soltar vuestro rollo. Creeis que sois rebeldes, no sois rebeldes, el rebelde es el que se cuestiona lo que hay

 

Llanos Fernández Panedés. Almería

Tres grandes; Benedetti,
Juan Genovés
Julio Anguita
Hay personas que aunque dejan de estar físicamente, nunca se van, permanecen para siempre


COMPAÑERO – Mario Benedetti

¿Qué es un compañero?
¿alguien dispuesto a andar como nosotros?
¿alguien que se acomoda a nuestros sueños?
¿que nos mira a los ojos sin prejuicio?
¿que sabe de la vida y de la muerte
y pugna en las etapas intermedias?
¿alguien que nos abraza sin anuncio
y nos deja en custodia
un poco de su fe?

con él tenemos odios compartidos
una suerte de solidaridad
que nos sirve de escudo frente al mundo

un compañero es una conyuntura
puede durar instantes o una vida
es un reflejo que contagia al aire
y respiramos con estos pulmones

un compañero tiene piernas
tiene memoria y tiene alma
y si nos dice adiós sabemos
que volveremos a encontrarlo
aquí o quizá en el más allá.

 

Antonio Torralba Ayuso.Navas de San Juan. (Jaén).

Califa, te fuiste para quedarte, con la humildad de siempre, luchando hasta el último momento con la dignidad que caracteriza a los grandes, a los imprescindibles.

Te fuiste para quedarte con el reconocimiento de todos, incluso el de aquellos que no querrán reconocer públicamente el magisterio de tu legado peleando consigo mismo y sus demonios.

Te fuiste para quedarte en la infinidad de la historia regalándonos la mejor de las enseñanzas, tanto en el ámbito personal como en el político.

Con tu ejemplo, conseguiste desterrar aquello de que «todos los políticos son iguales» y, con tu tesón y sabiduría, iniciar la vía de la unificación de la Izquierda en esta tierra poblada de inmundicia.

No es poco para un sólo hombre que se brindó al pueblo para conducirlo hacia la senda de la justicia, la reparación y solidaridad. Un pueblo que perdió una oportunidad única, desaprovechándola inconsciente.

Pasará tiempo, quién sabe, hasta que los ojos de la historia contemplen otro Califa. Mientras tanto, si los encuentras por allí, reparte abrazos a las y los camaradas, a las compañeras y compañeros.

Vuestra lucha perdurará, no te quepa duda, seremos, somos muchas y muchos los que intentaremos estar al nivel para continuar la construcción del camino.

Hoy, 16 de mayo de 2020, te fuiste para quedarte, JULIO ANGUITA, sin el Don, que no te gustaba, en un día gris.

Hoy se fue para quedarse un Comunista envuelto entre las lágrimas del pueblo… ¡Salud!

Y dos bellas canciones para esta despedida

Fuente de la imagen: Zaragoza Antigua

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo vayas a decir.
(
Grupo musical El último de la fila, en «Cuando el mar te tenga»)

Para esas maravillosas personas que nos mostraron el camino honesto.

Gracias Julio Anguita.

LupeMcepMadrid

 

Esta entrada fue publicada en Con Firma, MCEP de Granada, MCEP de Huelva, MCEP de León, MCEP de Madrid, REFLEXIONES, Vermú Pedagógico y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario