MCEP-IMAGEN POÉTICA-51

La escuela en que crezcan las personas que den un giro al rumbo ecocida y suicida de nuestra sociedad tendrá que estar llena de debates, de creatividad y también de contenidos cuidadosamente escogidos, de conocimiento riguroso y de apreciación de lo bello. Generar procesos que hagan a las personas más reflexivas, críticas, sensibles, empáticas y comprometidas solo es posible si podemos vernos y tocarnos. No podemos creer, además, que estos procesos tendrán éxito si solo se dan sobre una parte de la población, solo serán reales si son accesibles para todo el alumnado a través de una escuela pública fuerte capaz de minimizar las diferencias socioculturales y económicas

La educación es para la vida sencilla, la vida justa y para el cuidado de la vida, si no, es otra cosa
. . Comisión de Educación Ecologistas en Acción

La bella despierta

Escuela, ¿Estás aquí?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Durante estas semanas de encierro forzoso, de cierres de escuela, han sido muchos y variados los sentimientos, las sensaciones, los pensamientos sobre lo que tendrá que ofrecer la escuela nuestra, la escuela pública, la escuela que necesitan nuestra infancia y juventud.
La incertidumbre no cesa y, en cierta medida, según se alarga el tiempo y no se ve el final de este momento, la situación parece que se complica.

En este vivir al día e ir aprendiendo a estar con nuestros niños y niñas, se cruzan las ideas de “habría que”: habría que cambiar el currículum, habría que cuidar y acoger, habría que olvidar el eterno retorno de contenidos, habría que eliminar las inmensas cuentas y fichas y fichas y fichas, habría que replantear espacios, tiempos, agrupamientos, habría que dar sentido a lo que hacemos, habría que repensar los tiempos, habría que contar y tener en cuenta a las familias, habría que ser barrio, habría que leer corazones, habría que escuchar y expresar, habría que dialogar, habría que colaborar, habría que incluir, habría que repensar…

Los maestros y maestras que cuidan al alumnado lo han seguido haciendo con mucha más dificultad. Porque mirar sin respirar el mismo aire es difícil, escuchar sin oler, también, y aunque no habláramos, si pudiéramos vernos sin pantallas, es seguro que los ojos aprenderían a abrazarse.

Y otro cuento me lleva rondando durante unas semanas, esas en las que se está haciendo cada vez más necesario (¿cuándo no lo es?) reflexionar sobre educación y hablar sobre la vuelta al cole.
He recordado a La Bella Durmiente, cuando sus padres inmovilizaron a su alrededor todo lo que podía evolucionar, para que al  despertar ella, no se encontrara extraña y pudiera ubicarse…como si nada hubiera pasado.
Yo siento que la escuela ha sido, durante mucho tiempo, ese lugar al que poder llevar a alguien que hubiera permanecido muerto y volviera a la vida.

Yo sentía que ésta era una oportunidad de replantearse aquello en lo que la escuela está obsoleta: espacios, horarios, tiempos, currículo, metodologías, evaluación, agrupamientos, prioridades…

Pero, de repente (o como casi siempre), parece que queremos continuar con lo mismo, cuidando lo más posible la higiene, pero sin repensar ni refundir otra forma de ser y hacer escuela.

Reflexionar en colectivo, ver cómo cubrir las necesidades de la infancia y la juventud, buscar otros modos de hacer escuela, de estar en la escuela, de agrupar, de construir espacios, de diseñar aprendizajes necesarios, actuales, para el futuro, de generar pensamiento y reflexión, de autonomía y criterio, de aprender a buscar, relacionar, aplicar informaciones, de ser respetuosos  y colaborador con la naturaleza, de  darle sentido a lo que hacemos.

Que la escuela no se convierta en el castillo donde la vida  se ha paralizado y sepa reflexionar para hacer ciudadanos y ciudadanas autónomos, reflexivos, con criterio.
Que el miedo no nos entumezca, y que la incertidumbre nos permita seguir cuestionando las ventanas abiertas a la vida y los aprendizajes con sentido.

Desde Huelva, pas(e)ando por las reflexiones de ECOLOGISTAS EN ACCIÓN  y volviendo a ti.
Gracias por tu bella imagen, M. Jesús Feria.
Gracias a la Comisión de Educación de Ecologistas en Acción por su permanente apuesta por la vida y la educación.
Gracias a todas las personas que construyen día a día la escuela que soñamos.

Buenos días, buenas noches, buenas tardes.

LupeMcepMadrid

Esta entrada fue publicada en Con Firma, MCEP de Huelva, MCEP de Madrid, Opinión, Sin categoría, Vermú Pedagógico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a MCEP-IMAGEN POÉTICA-51

  1. antonio dijo:

    Sin duda esta es la línea más necesaria y más sensata ¿Nos atreveremos a exigir y practicar una educación que de verdad ponga en el centro a las criaturas, sus necesidades y el mundo en el que viven y el porvenir que se aproxima a velocidad de vértigo. o seguiremos siendo los papás de Blancanieves, guardianes defensores y valedores de una escuela inútil, desfasada y repetitiva desde los tiempos de los tiempo,s que pone el acento en los programas, los libros de texto, las notas y en los intereses y necesidades de los enseñantes?

Deja un comentario