MCEP-Link a «ABRIR LAS ESCUELAS: LA SALUD MÁS ALLÁ DE LO VIRAL» (colectivosilesia.net)

Que los niños no han protagonizado el foco de las medidas y acciones políticas durante los meses que llevamos de pandemia es algo poco opinable. Ahora, a pocas semanas del comienzo del curso escolar, la reapertura de los centros educativos se plantea como el tema más candente, construyéndose diversidad de discursos que en muchas ocasiones se alejan de lo que hemos ido viendo en el tiempo que llevamos conociendo al virus SARS-CoV-2.

Tras poco más de 8 meses de conocimiento de la COVID-19 no podemos seguir diciendo que todo es nuevo, porque sí empieza a haber alguna evidencia que puede ayudarnos a construir los mejores escenarios posibles dentro de una alta incertidumbre de escenarios cambiantes.

La apertura de los centros educativos (y especialmente de los colegios) tiene especial interés desde el punto de vista de la salud pública porque enfrenta dos tipos de riesgos importantes: por un lado, el riesgo sanitario-epidémico ligado a la posible transmisión del SARS-CoV-2 en el entorno escolar; por otro lado, el riesgo social y también de salud ligado al cese del curso educativo, de la socialización ligada a este así como el vinculado a las desigualdades sociales en educación que esta situación podría incrementar. No es salud contra educación, sino que la educación también es salud y cohesión social, y se han de crear las condiciones para que se minimice el trade-off entre lo epidémico y lo educativo; incluso en época de pandemia, la salud pública no es solo la vigilancia epidemiológica, y el ámbito educativo siempre ha tenido un papel protagónico en el desarrollo de la salud de los alumnos y sus comunidades.

Partiendo de esto, y de acuerdo con la información existente, podemos afirmar que a la reapertura de centros educativos hay que quitarle drama pero ponerle importancia.

….

Javier Padilla (colectivosilesia)

https://colectivosilesia.net/2020/08/21/abrir-las-escuelas-la-salud-mas-alla-de-lo-viral/

Esta entrada fue publicada en Link Prensa Educación, Opinión, REFLEXIONES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario