POR UNA ESCUELA QUE CONTENGA BIODIVERSIDAD – Claudio Tosi

Traducción del artículo “Per una scuola che contenga biodiversità” publicado en: https://www.dinamopress.it/news/66585/

Piqsels.com

No lo ocultemos, la Escuela hoy sufre y nos hace sufrir. La escuela pública debe saber asumir aunque sea una parte de la apertura a lo inesperado y múltiple que anima el día de toda experiencia educativa al aire libre: se necesita una formación colectiva para las necesidades concretas de los niños y jóvenes, superando el entorno del «riesgo cero» inducido por un pensamiento más seguro que formativo.

«El ojo del niño sondea el territorio, ve sus posibilidades y las explora. Quienes quieran insertar experiencias lúdicas en el espacio urbano deben seguir el mismo proceso y luego, la primera operación necesaria es colocar los verbos adecuados para un movimiento natural que se abra a las posibilidades e intereses del desarrollo psicofísico del niño: correr en espacios libres y planos; esconderse en curvas y cuellos de botella; volar y caer sobre baches y «montañitas»; caminar en equilibrio sobre bordillos y paredes son las aspiraciones naturales de un cuerpo que se entrena para gobernar su fuerza y refina su calibración.

Ofrecer experiencias educativas que tengan en cuenta este deseo natural aumenta la autoconciencia y permite crecer en el dominio de la tierra que es preludio del crecimiento social y participativo en el propio territorio.

El educador que propone experiencias lúdicas debe tener en el fondo la congruencia de la experiencia propuesta y calibrarla en diferentes edades, sabiendo que lo que el niño construye en sí mismo es un desarrollo físico y social al mismo tiempo y que saber moverse físicamente le otorga esa autonomía de elección, también emocional, que, con el crecimiento, se vincula al aspecto social, ético, político y contribuye a estructurar una presencia cívica de los jóvenes dentro de su propio territorio ”.

En septiembre pasado, para un encuentro al aire libre durante el Think Green Eco Festival, escribí este pensamiento con el título Gusto por el riesgo: del aire libre al uso de la ciudad.

Por tanto, leí con cierto malestar los dos artículos que aparecieron en Dinamo Press sobre el tema de la escuela para padres y la experiencia de los “Jardines de infancia en el bosque (Asili nel Bosco)”.

Me siento involucrado, porque la realidad de las escuelas al aire libre está animada por muchas personas preocupadas sinceramente por una creciente psicosis de seguridad que envuelve a la escuela pública y hace de las experiencias «del mundo con el mundo» una minoría, como señala Luca Fagiano en su respuesta Jardines de infancia en el bosque: aparte del bosque oscuro, aquí el sol brilla intensamente.

Malestar, por el tono ideológico que impregna el artículo de Angela Pavesi y Michele Del Lago, Un bosque muy oscuro. El neoliberalismo comunitario de las escuelas parentales y libertarias parece querer cerrar las puertas al razonamiento expresando un juicio categórico incluso antes de haber explicado las razones.

File source: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Max_Liebermann_-_Kleinkinderschule.jpg

Para armar el hilo de mi razonamiento tuve que releer en profundidad lo escrito por ambos, agregué también la lectura del artículo anterior de Christian Raimo sobre «Jacobin» El asilo neoliberal en el bosque de la crisis y lo tejí todo siendo educador involucrado en Cemea , los Centros de Ejercicio de Métodos de Educación Activa, movimiento pedagógico que siempre ha tenido uno de sus ejes de referencia en la acción del diseño de los niños en el mundo y con el medio ambiente.

Si algo anda mal con el Jardín de infancia en el bosque es sin duda no estar en el bosque porque saber interactuar en el medio natural significa adquirir una libertad de acción, movimiento y encuentro con lo inesperado que defendemos por su fecundo efecto sobre la flexibilidad cognitiva, su riqueza de estímulos sociales y éticos y el gran mensaje de unidad ecosistémica que trae consigo.

Si la escuela pública supiera asumir siquiera una parte de la apertura a lo inesperado y a lo múltiple que anima el día de toda experiencia escolar al aire libre, colocaría la fuente viva de las observaciones originales en la raíz de todas las sistematizaciones culturales del conocimiento de los niños y jóvenes sobre lo que sucede a su alrededor en el mundo real, ya sea representado por un patio, una terraza, un césped o incluso un bosque bendito.

Incluso el acuerdo entre padres y maestros no me parece un rasgo negativo de lo que observamos en las escuelas para padres, al aire libre o en el bosque. En la búsqueda de soluciones contra la pobreza educativa se habla mucho de la comunidad educativa y la importancia de saber activar todos los componentes educativos de adultos: familias, tejido asociativo y social, comerciantes, instituciones, con coordinación central y operativa de enseñantes y maestros de la escuela pública.

Por otro lado, ambos conceptos siempre han sido teorizados y practicados por los miembros de la Liga Internacional de Educación Activa, que celebra su centenario el próximo año.

La Liga incluye movimientos como el MCE, la educación cooperativa de Freinet, el método Montessori, la enseñanza de Don Milani, Rodari, la Casa de las artes y juegos de Lodi, Malaguzzi, el Ceis de Margherita Zoebeli, la Scuola Città Pestalozzi, Don Sardelli, Tonucci, solo para quedarse en Italia y ni siquiera de manera exhaustiva.

El movimiento de Escuelas Abiertas y Participadas (es útil para ello leer el artículo de Gianluca Cantisani, presidente de Movi y coordinador del proyecto nacional financiado por Con i Bambini), que se ha extendido por toda Italia, en parte precisamente desde una fuerte y constante presencia de familias en términos de co-planificación con la Escuela y expansión cooperativa, profesional y voluntaria, de padres y agencias educativas fuera de la escuela, que integran y amplían la experiencia educativa y formativa desde la niñez hasta la plena adolescencia y más allá.

(Il’ja Efimovič Repin,  No lo esperaban, de commons.wikimedia.org)

Y lo hacen, involucrándose o participando de la invitación de las administraciones locales, abriéndola a la ciudad, integrando la Escuela en el tejido social que la acoge, ensanchando la mirada al territorio y manteniendo ese puente levadizo abierto y lo más bajado posible, demasiado a menudo cerrado por un mal que incluye un sentido de lo que significa «autonomía escolar».

Por lo tanto, ni siquiera el acuerdo entre padres y maestros parece ser un rasgo negativo en el que centrarse.

Si luego miramos la historia de la innovación escolar en Italia, que cuenta con proyectos pioneros de individuos y asociaciones para la expansión de los métodos de formación y la experimentación didáctica, entendemos la afirmación de Fagiano sobre la insuficiencia de la oferta escolar para el nido, aún no cubierta por el público y solo podemos estar de acuerdo con la importancia de construir núcleos alternativos.

Y hay que agregar que el desafío de la apertura, la emoción del encuentro con la naturaleza, el sentido de relación profunda con el entorno que ofrece la experiencia de la escuela al aire libre no tiene precio y que algunas soluciones cooperativas, con la opción de no monetizarlo todo y actuar con economías de intercambio y cooperación que permitan que incluso familias con ingresos insuficientes puedan costear la escuela infantil, son una dimensión crítica más del sistema comercial de muchas escuelas privadas más tradicionales que hacen la oferta «protegida y garantizada» por valores sólidos , a menudo confesionales, su punto fuerte.

Entonces, ¿por qué el artículo de Pavesi y Del Lago parece tener una fuerza y una razón que resisten el tono en que está escrito?

En primer lugar, porque hoy la fórmula del “Jardines de infancia en el bosque” parece más un logo comercial que un método educativo, con sus premios, leales guiños y jerga de marketing con la que llama a sus consumidores a gastar. Y, además, porque describe con fuerza una contradicción paradójica que arriesgan las escuelas privadas y, por tanto, también las innovadoras que toman decisiones valientes sobre la apertura a la biodiversidad y el encuentro con la naturaleza: el monocultivo social.

Después de la guerra, el fascismo terminó en el esfuerzo por reconstruir el país destruido, el filósofo Guido Calogero (fundador del Partido Acción primero y luego del Partido Radical), escribió el ABC de la Democracia, para guiar a los jóvenes acostumbrados a la dictadura a retomar el camino del enfrentamiento y el diálogo; abrirse al Diálogo, exponerse a lo contradictorio, constituía para Calogero la certeza de la esencia democrática.

(commons.wikimedia.org)

Encerrarse en la propia idea no era una defensa de la identidad, sino que presagiaba una defensa de la pureza que había sido una prueba demasiado feroz de una profunda inhumanidad.

El riesgo que detecto, y que permanece abierto en la propuesta de los jardines de infancia en el bosque, no está entonces en la intuición del método educativo, sino en su aplicación social.

El riesgo, de carácter confesional, de cerrarse en un nicho aparte, como una vanguardia ilustrada que no da testimonio de una posibilidad de extenderse a todos, sino de portavoz de una petición de libertad individual, que parece pedir sólo para quedarse en paz y contento con salvarse a sí mismo.

Lo digo como militante de un organismo privado, que promueve un método educativo activo y laico que todavía hoy, 70 años después de su introducción en Italia, no tiene pleno reconocimiento, pero que siempre ha estado en diálogo con el público y propusieron, negociaron, construyeron las condiciones para la apertura de las escuelas al territorio, capacitaron a los docentes en los métodos de educación activa, crearon espacios de encuentro y confrontación para hacer que los niños y jóvenes vivan plenamente su «tiempo libre», que es también educación para el encuentro con el medio ambiente, entendido en su riqueza social y natural; educación en la escucha y el diálogo, el respeto y la participación.

Hace unos días, el 26 de marzo, se llevó a cabo la asamblea nacional de la Mesa Saltamuri, un conjunto de asociaciones de cuerpos educativos, sindicatos, particulares, que se ocupan de Escuela, Constitución y Formación para la ética pública, el bien común, la cooperación, que en 2018, ante el ataque del gobierno a los hijos de extranjeros, sintió la responsabilidad de poner límites, ofreciendo a las escuelas, educadores, padres, opinión pública, una educación sin límites.

La convicción es que -como expresa el  Manifiesto de la Mesa Saltamuri- «las clases cada vez más heterogéneas constituyen, de hecho, un laboratorio de futuro, donde se puede experimentar superando las fronteras emocionales que separan a las personas y segmentos de la sociedad entre sí, es hora de tomarnos el tiempo para construir puentes que nos ayuden a cultivar la empatía y la capacidad de ponernos en la piel de los demás ».

Uno de los grupos de trabajo abordó la subsidiariedad, a partir del artículo 3 y hasta el Título V y el artículo 118 de la Constitución que certifica que: «El Estado, Regiones, Ciudades Metropolitanas, Provincias y Municipios favorecen la iniciativa autónoma de los ciudadanos, particulares y asociados, para realizar actividades de interés general, en base al principio de subsidiariedad «, precisamente para reiterar la importancia de proteger el bien de un sistema educativo público, salvaguardando su unidad, pedir la plena vigencia del derecho a la educación a partir de la escuelas infantiles y con la responsabilidad de todas las instituciones involucradas, hacer resonar el ecosistema educativo entre la escuela y fuera de la escuela, reconociendo la centralidad de la escuela, como parte de un sistema de atención a las desigualdades sociales, un bien común, una guarnición ineludible de la democracia.

(commons.wikimedia.org)

No lo ocultemos, la Escuela hoy sufre y nos hace sufrir, habrá que trabajar la distancia entre la estructura jerárquica y el ideal de realización de cada uno; la increíble precariedad de los profesores, pero también su actitud y formación; la absurda pesadez de las formalidades burocráticas; el malestar comunicativo entre los adultos de referencia; Habrá que releer a Illich («La escuela es la agencia de publicidad que te hace creer que necesitas a la sociedad tal como es», dijo en Descolarizing society), para evitar el riesgo de realizar trayectorias de homologación con la escuela, tanto para el personal de la escuela como para sus alumnos; Finalmente, la formación colectiva será necesaria para las necesidades concretas de los niños y jóvenes para poder experimentar y vivir experiencias y no solo conocerlas, superando un enfoque de “riesgo cero” inducido por más pensamiento seguro que formativo.

Pero en comparación con la experiencia de las escuelas al aire libre, lo que me preocupa y a lo que invito a todos los amigos experimentadores de la red Outdoor es a jugar el juego con un espíritu diferente.

El espíritu es el de construir una red de propuesta y diálogo, de experimentación y puesta en común, de un aporte convencido de la construcción de una dimensión pública de las experiencias privadas que, por derecho propio, entran en el mandato constitucional de los organismos encargados de la formación y el desarrollo de la persona humana.

Porque la escuela es un crisol de experiencias y permite un crecimiento consciente y emancipador cuando nos expone a un entorno rico en biodiversidad. Y esto ocurre si se garantiza esta característica fundamental: que la escuela es para todos, que está abierta a todas las ideas y orígenes, que es, en una palabra, una escuela pública.

Claudio Tosi es formador de Cemea 

Esta entrada fue publicada en Investigación del medio, Las técnicas Freinet, Link Prensa Educación, T.F. Visión general y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario