MCEP-IMAGEN POÉTICA-25

Al lector se le llenaron de pronto los ojos de lágrimas,
Y una voz cariñosa le susurró al oído:
— ¿Por qué lloras, si todo
en este libro es de mentira?
Y él respondió:
Lo sé;
pero lo que yo siento es de verdad.”

Ángel González

Lágrimas y besos.
La otra tarde recuperé una carpeta del curso 95/96. Entre los papeles que tenía encontré unos cuantos agrupados, y en el primero ponía “Por si algún día escribo algo”.
Rescato de entre esos papeles una conversación que me contó un padre. Estaba yo de tutora de E. Infantil de 5 años.

– “¿Tú sabes, papá, que tenemos que llorar hacia fuera más de 50 litros  de lágrimas?” – le preguntó Lucía a su padre.
– “No tenía ni idea”- le contestó él.
Se quedaron hablando sobre dónde estarían las lágrimas cuando no salen llorando. Sobre cuánto era un litro de lágrimas. Sobre las personas que lloran. Sobre cómo lloraba su  perro cuando está triste. Sobre los tipos de lágrimas y si sabían todas igual.
Esos días Bruno, su perro de 15 años, parecía que empezaba a decir adiós. No sabían si era cuestión de días, horas, semanas, o algún mes. El caso es que me decía su padre que Lucía rondaba por la casa haciendo preguntas y a ratos, llorando a lágrima suelta, entre abrazo y abrazo a Bruno y a quien pilla.
-“A lo mejor mamá llora si se muere Bruno”- añadió  Lucía después.
– “A lo mejor”-  le contestó su padre.
– “Cuando me enteré de las lágrimas que teníamos que echar cada persona pensé en mamá. Nunca la he visto llorar .”
– “Mamá se guarda las lágrimas”- aclaró su padre.
– “No “- siguió Lucía. “Yo me he fijado bien y de su ojo derecho casi siempre cae alguna lágrima. No sabía por qué, pero  ya lo descubrí. Tantas lágrimas no se las puede guardar dentro y se escapan  por ahí cuando quieren. Y ahora que Bruno está tan enfermo más aún”.

El recuerdo de ese momento me llevó a las  emociones de nuestros niñas y niñas en el aula. En cómo las sacan o cómo se las guardan; en qué hacemos las personas adultas con nuestras emociones y las suyas; en cómo aprender a reconocerlas y nombrarlas, a pasear con ellas, a darles cabida, a expresarlas  sin hacerse daño, y sin que dañen a nadie.
El mundo de las emociones y la escuela también es grande, amplio, ancho y para mí está lleno de preguntas. En el cole hemos hablado (sobre todo los niños y las niñas) del amor, de la muerte, del dolor, de los celos, de la justicia, de la soledad, de la rabia, de la bondad, de la gratitud, de las lágrimas, de las risas, de la alegría, del dolor, del cariño. A veces lo hacíamos  a través de la Asamblea y los buzones (felicito, propongo, critico, pregunto). Otras aparecía la emoción e inundaba el aula y la intentábamos coger, recoger, acoger. Otras la notabas al cantar o contar, o la veías en sus dibujos, en sus palabras, en sus silencios, en sus gestos.

Yo fui aprendiendo con los grupos a dar cabida a las emociones en el aula, y en mí. Nos íbamos sintiendo mejor. Había alguna norma sencilla que siempre tenía algo que ver con el “no juicio”, el respeto, el reconocimiento y la empatía con quien la estuviera sintiendo.
Nos ayudaba la música, las miradas, las palabras.
Cada niño y cada niña tenían su manera de expresar.
Decía también el padre en aquella charla que María, la hermana de Lucía 3 años mayor, ni llora lágrimas, ni pregunta, ni dice. Y son hermanas, y adoran a Bruno y a las dos les duele en lo profundo.

Emocionante el camino que se abre en la escuela y en la vida cuando aprendemos a nombrar, a dejar ser, a acompañar sin juzgar, a mirar.
“Ahora estoy aquí para ti” pienso cuando escucho.
Lo demás irá llegando. Como madre, como profe, como abuela, como compañera, como hermana, como amiga, como…

Un beso con alguna lágrima entre recuerdos. Y viceversa, y triceversa.
Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Desde Huelva, pas(e)ando por Oviedo, Madrid  y  volviendo a ti.
Gracias por tu bella imagen, M.Jesús Feria.
Gracias por tu poema, Ángel González .
Gracias a los niños y niñas  por hacerme sentir tanto.

Gracias Mcep, por tanto.

LupeMcepMadrid

Esta entrada ha sido publicada en Actividades, La Asamblea, Las técnicas Freinet, MCEP de Huelva, MCEP de Madrid, Recursos para el aula, Talleres del MCEP, Texto libre, Trabajos de aula y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a MCEP-IMAGEN POÉTICA-25

  1. Paula dijo:

    Parece que me quiere sonar esa historia … tan bien traída y con tanto cuidado … como tú solo sabes ❤️

  2. Charo Beltrán dijo:

    Qué bien transmites historias, poesía, recuerdos…Ésta tan real y humana la haces especial y emociona a quién la lee.

Deja un comentario