MCEP-Link a « NI ALMACENES, NI GORDOS, NI BANQUEROS: CRÍTICOS, AUTÓNOMOS, PROLÍFICOS, CONECTADOS Y EN CONTACTO CON LA NATURALEZA. CÓMO SON NUESTROS ESTUDIANTES EN EL SIGLO XXI» (telos.fundaciontelefonica.com)

Ni uno solo de nuestros alumnos posee capacidades o talentos inferiores al resto. Todos saben que son inteligentes, aunque la escuela se empeñe en desanimarlos, en decepcionarlos, en expulsarlos. Así que recurren, para saciar su hambre de aprender, a la pesquisa personal, al tejido de una red de relaciones entre pares en la que se garantice el apoyo y el respaldo mutuos.

Lejos de ser meros recipientes, los estudiantes debían ser productores activos de la realidad en la que deseaban vivir o, dicho de otra manera, como sugería Cossío, hacedores de su “propia vida.

Y la crisis causada por la COVID-19 no ha hecho sino agrandar esta fractura y revelar lo vetusto que resulta un currículum cerrado, impartido a golpes de horario común, indiferenciado, con alumnos recluidos en espacios aislados de su entorno, alumnos doblemente segregados por sus carencias heredadas, alumnos que, sobre todo, siguen percibiéndose como almacenes que rellenar, como cabezas que atiborrar o como cuentas que colmar. La reinvención del sistema educativo deberá pasar por tomarse en serio el perfil y las necesidades del alumno del siglo XXI, por propiciar su autonomía, por apreciar sus ritmos de aprendizaje diferenciados, por alentar sus intereses personales, por incitar su creatividad, por promover la evaluación crítica de cualquier información y postulado, por construir redes de ayuda y colaboración mutuas, por ayudarles a acrecentar el apetito de aprender (a aprender), por promover otros valores alejados del mero consumo, la velocidad, el productivismo y el individualismo ególatra y, también, como quería Giner de los Ríos y Manuel Bartolomé Cossío, por apreciar la naturaleza por encima de todas las cosas, por entender la indisociabilidad del ser humano y su entorno, por comprender que el conocimiento se construye en contacto directo con el medio, una sensibilidad que es hoy categóricamente necesaria.

JOAQUÍN RODRÍGUEZ.   Articulo completo en https://telos.fundaciontelefonica.com/telos-114-autor-invitado-yo-alumno-ni-almacenes-ni-gordos-ni-banqueros-criticos-autonomos-prolificos-conectados-y-en-contacto-con-la-naturaleza-como-son-nuestros-estudiantes-en-el-siglo-xxi/

 

Esta entrada ha sido publicada en Link Prensa Educación, Opinión y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario