SOLIDARIDAD CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE PALESTINA. Para una cooperación con el instituto Cana’an de nueva pedagogía

Desde hace 73 años el estado de Israel ocupa continuamente los territorios de palestinos y maltrata a todos sus habitantes día a día impidiéndoles el acceso a agua, luz, viviendas, hospitales, ESCUELAS…

Estas últimas semanas hemos asistido a una ofensiva militar impune del gobierno de Israel contra la población civil de Gaza para complacer a la extrema derecha israelí.

Una clave para entender lo que pasa ese mes de mayo 2021: la voluntad de colonos judíos de expulsar de sus viviendas a varias familias palestinas del barrio Sheikh Jarrahen en Jerusalén Este ocupado y el ataque israelí a la mezquita de Al Aqsa cuando sus feligreses rezaban tranquilamente por la noche durante el Ramadán. Entonces, Hamás lanzó un ultimatum a Israel exigiéndole la evacuación tanto de Al Aqsa como del barrio Sheikh Jarrah.

El daño a la población palestina es incuestionable. Hamás ha matado a civiles israelíes con sus cohetes y es terrible. Pero eso no justica la matanza masiva ocasionada por parte de Israel en la franja de GAZA ni los atentados a los derechos humanos que comete Israel de manera cotidiana. El conflicto no va de un enfrentamiento entre religiones, sino de un colonialismo salvaje en pleno siglo XXI y de la resistencia frente a ello.

No, los palestinos no son solo Hamás. Algunos apoyan a esta organización porque creen que es el único recurso que tienen para responder a la ocupación y al apartheid. Otros, muchos, la rechazan. Miles de ciudadanas y ciudadanos palestinos han salido a la calle de manera pacífica en varias ciudades (Acre, Lydd, Ramla, Haifa…) cansados de un apartheid vergonzoso.

En mayo 2021 han fallecido 200 personas de Palestina y 10 de Israel, entre ellas decenas de niñas y niños inocentes. Como maestras y maestros que somos es INSOPORTABLE!!!

Estaremos al lado de esas personas que ayudan a reconstruir un mundo mejor, un mundo de paz como los miembros del INSTITUTO CANA’AN DE NUEVA PEDAGOGÍA o como nuestra compañera JUANA RUIZ SANCHEZ privada de libertad sin cargos definidos, solo por ser trabajadora humanitaria de la salud en Palestina.

Jean-Denis Sopena ( MCEP-Málaga )

Esta entrada ha sido publicada en Con Firma, MCEP de Málaga, Opinión y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario